¿En qué se diferencia un traductor de un intérprete?

¿Qué son las traducciones juradas y quién puede hacerlas?

¿Cuánto se tarda en terminar una traducción?

¿También traduces al inglés o al español?

¿Cómo puedo saber si una traducción es buena?

¿Cuándo es mejor recurrir a una traducción por un profesional en vez de una traducción automática?

 

¿En qué se diferencia un traductor de un intérprete?

Los traductores trabajan sobre textos escritos, mientras que los intérpretes trabajan con material oral. Los traductores pueden traducir manuales de usuario, catálogos, patentes, documentos de conferencias, informes, balances de cuentas, libros y mucho más a otra lengua. Los intérpretes, sin embargo, transmiten oralmente el texto hablado que reciben por un medio auditivo a otra lengua. Pueden interpretar conversaciones en conferencias internacionales, visitas a fábricas o instalaciones, a doctores y pacientes en hospitales o a jueces y testigos en procesos judiciales.

¿Qué son las traducciones juradas y quién puede hacerlas?

En una traducción jurada el traductor certifica que dicha traducción es fiel y completa. Certificados y documentos oficiales suelen requerir una traducción jurada por un traductor nombrado por las instituciones judiciales. En el estado alemán de Sajonia el nombramiento como traductor/a jurado/a es público y se realiza tras comprobar la cualificación del solicitante. Desde el 3 de septiembre de 2014 soy traductora jurada para los idiomas español, inglés y alemán y nombrada por la sede del Tribunal Superior de Justica de Sajonia en Dresde. Con mi sello, mi firma y mi certificación puedo dotar de carácter oficial a mis traducciones.

Puede encontrar una lista de todos los traductores jurados en Alemania en la base de datos de traductores e intérpretes: justiz-uebersetzer.de (disponible en español).

¿Cuánto se tarda en terminar una traducción?

La duración depende de diferentes factores, ya sean el volumen de texto, el grado de dificultad y la urgencia del encargo. De media traduzco 2000 palabras al día. El proceso de traducción se puede acelerar si para el encargo me facilita material de referencia, glosarios, memorias de traducción, bases de datos terminológicas, guías de estilo y recursos similares. Tener una persona de contacto para consultar posibles dudas también ayuda enormemente.

¿También traduces al inglés o al español?

Únicamente traduzco a mi idioma materno, el alemán y nunca a lenguas extranjeras, según el conocido principio traductológico del “hablante nativo”. En el mercado encontrará seguramente traductores que traducen a sus lenguas extranjeras. Ello se debe a que han residido gran parte de su vida en el extranjero y han adquirido un sentido de la lengua (casi) tan bueno como el de un nativo. En estos casos, aconsejo pedir una prueba de traducción antes de conceder el encargo, así como encargar una corrección a fondo de la traducción por un hablante nativo.

¿Cómo puedo saber si una traducción es buena?

La regla de oro es que una buena traducción nunca parece ser una traducción, porque se puede leer rápidamente y se atiene a las convenciones estilísticas y ortográficas de la lengua de destino. Por el contrario, expresiones extrañas que no se entiendan bien y a la primera son signos de una traducción mediocre. También a través de la forma de trabajar del traductor puede hacerse una idea del producto final y su calidad. Si el traductor formula preguntas sobre el texto, si se puede localizar durante el encargo, si entrega la traducción puntualmente y con un formato impecable, puede estar seguro de que ha contratado a un buen profesional que mira por la calidad de sus textos.

¿Cuándo es mejor recurrir a una traducción por un profesional en vez de una traducción automática?

Cuando es para uso personal, las traducciones automáticas suplen sin problema las necesidades si, a modo de ejemplo, encuentra un artículo interesante en otro idioma en internet o quiere entender ciertos platos de la carta en un restaurante en el extranjero. En estos casos, una traducción automática de internet es suficiente. Sin embargo, si tiene textos previstos para un uso comercial y requiere además que se consideren los pequeños matices del lenguaje, necesitará una traducción profesional. Los textos de marketing, catálogos de productos, instrucciones de uso y manuales de seguridad son claros ejemplos que requieren traducciones profesionales, ya que los daños (financieros o de imagen) provocados por una traducción deficiente ascienden por lo general a un precio mayor que el que costaría una traducción profesional.